viernes, 3 de marzo de 2017

Febrero 2017

Este mes ha sido bastante rollo. Por lo menos hasta la mitad del mes. Entre el trabajo y que mi chiquitín estuvo bastante resfriado, ni San Valentín celebramos. Teníamos planeado un picnic con nuestro pequeño amorcito. Pero en fin, está pendiente. De todas formas recibí un regalo chulísimo de mis dos amorcitos.
Libro de belleza de la villana más buenorra, jajajajaja (quieren que mamá vaya guapa).






La mejor noticia es que mi grunchi por fin anda solito (el pobre cuando empezó a andar pegó un castañazo grandísimo y le cogió miedo. Solo andaba agarrado a algo o cogido a la mano de alguien). Está para comérselo mi pequeño duende corriendo de un lado para otro en el parque, os podéis imaginar que me siento super mega orgullosa.😍
Vamos con las cosas divertidas:
Para carnaval decidimos hacer una noche temática japonesa en casa con los amigos. Para la cena elegimos un menú de lo más delicioso. 




Compramos todo lo necesario de la tienda online Japón Shop (hay de todo).



Menú por persona:
Ramen de Pikachu
Sushi (cangrejo, zanahoria)
Onigiri con forma de animalitos
Chips de gambas
Cerveza japonesa
Postre: 
Pastelito tradicional relleno de mochi y chocolate
Bombones de chocolate negro relleno de macha.
Aquí me tenéis vestida para la ocasión (no sé de donde saqué tanto pelo para el moño, jajajajajaja).



Fuimos a la exposición de Mark Ryden en Málaga. Su cámara de las maravillas fue una auténtica pasada. Mark Ryden, bautizado como el padre del surrealismo pop, nos deleitó con sus obras que oscilan entre lo críptico y lo bello, trazando una delgada línea entre lo melancólico y lo perturbador. Sus obras están plagadas de dulce nostalgia y teñida de oscuridad. Aquí dejo solo una pequeña muestra de su obra.










Pues hasta aquí el mes de febrero, la verdad es que tampoco se ha dado mal. ✌

lunes, 27 de febrero de 2017

Maletín de actividades hecho a mano

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué los niños dejan de lado sus juguetes mega caros para jugar con todas las mierdas que se encuentran por la casa?
Pues me decidí a hacer un maletín de actividades sensoriales con las cosas que yo veo que más le gustan a mi grunchi.
Las experiencias sensoriales resultan muy agradables y benefician a los peques. Estas experiencias tratan de estimular los sentidos primarios como pueden ser comunicación, movimiento, relajación...
Los materiales que utilicemos para realizar esta manualidad deben ser variados para ayudar a fomentar su curiosidad (utilizando objetos que no sean peligrosos para los peques).
Para hacer el maletín he utilizado una caja de pizza de cartón vacía, ya que es ligera y puede manejarla bien.
En la parte de arriba le fabriqué un asa con un lazo y el exterior lo decoré  con goma eva y algunas telas de diferentes texturas.



En el interior en una parte le pusimos un árbol de fieltro y pompones de colores. En el tronco del árbol le cosí una cremallera para que descubriera la sorpresa que había dentro: un pajarito que rellené con papel de celofán para que crujiera al tocarlo y unos globos a modo de frutos rellenos con azúcar, garbanzos y arroz. 
La otra parte le pegué varias solapas de toallitas húmedas (le chifla abrirlas y cerrarlas). Dentro de ellas puse tela de diferentes texturas. Un espejito de plástico con pompones de colores al que pegué un velcro para que pueda despegarlo. También puse unas cuentas de madera que puede mover y cintas de colores.



Es gratificante hacer algo con lo que un niño le guste jugar, a mi grunchi le gustó muchísimo.